Buscar
  • Kurt Bendfeldt

EL CORAZON...

Los invito a que se imaginen lo siguiente.

Miles de trabajadores con casco, con pulidoras, excavadoras, reparadores, pintores, ingenieros, arquitectos, todos trabajando en nuestro corazón, vista como una ciudad desde arriba. Momentos en que late, tiembla, cuando se pone triste, llegan los reparadores a poder poner el cernido, cuando una vena se tapa son los ingenieros que se mueven rápidamente para poder abrirla; cuando una emoción aflora le avisan a todos los encargados de manifestarse, desde un suspiro, un erizamiento corporal completo, la producción atrás generando esa breve picara sonrisa, el movimiento de una de las manos, para peinar el cabello, y la apertura de la retina para grabar ese momento en la bodega interna del recuerdo.

En un extremo el responsable de tomar nota de los sentimientos, haciendo una cadena de comunicación, recibe el dato, lo envía al cerebro y este hace que la boca los transcriba, si sale bien el mensaje, en la parte del tórax miles de cientos de mariposas mueven el estomago.

Un órgano que le hemos dado la responsabilidad de absorber todo, y de entregarlo sin papelería, sin saber el cómo podrán tratarlo y en algunos casos hasta maltratarlo. Pero allí esta cantando por medio de su sístole y diástole bombeando esperanza, pero ¿cómo lo cuidamos?, como lo alimentamos para que esa formación dentro de nosotros no sienta miedos. Como seres humanos tenemos la oportunidad de poder sentir en un solo golpe lo bueno y lo malo, y claro esta que el mismo corazón es nuestro motor, y tenemos que alimentarlo de positivismo, alegría y sobre todo inyectarle cada día FE, puesto con la fuerza de nuestro corazón no existen frontera, sueño, problema, montaña que nos podamos llegar.

En este tiempo en donde la mayoría de las noticias nos ponen en sigilo y en algunos casos sentimos que nos aprieta la caja torácica, es vital que podamos crecer y creer en lo que somos y en lo que hemos venido a este mundo hacer. Ya que aun cuando no hayamos encontrado nuestro propósito, es importante buscarlo.

Así que no importa cuántas veces tengamos problemas y el tamaño que a estos los acompañen, siempre con una mente clara y un corazón fortalecido, podremos salir adelante.



32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Todas las personas en la adolescencia y en la vida de adulto toman decisiones o hacen cosas que traen consecuencias, también hay quienes que en su niñez vivieron el divorcio de sus padres y eso les af