Buscar
  • Kurt Bendfeldt

UN DIA DESPUES DEL CORONAVIRUS

Con el permiso de poder volver a nuestras labores diarias, el tráfico inicia su mejor volumen, no sabemos si es por la emoción de volver, o el stress de que después de un largo aislamiento vamos tarde a nuestro primer día de trabajo. Los voceadores de los periódicos tienen la misma portada: VENCIMOS LA PANDEMIA, en las oficinas ya no existen tantos abrazos si no muchas sonrisas, los tacones se escuchan después de mucho tiempo de no ser usados y en algunas ocasiones han perdido la práctica maestra del contoneo.

Las parejas de novios en donde el amor, se había convertido digital, viendo en una pantalla, enviando un mensaje o video por fin se abrazan y se dicen lo que se extrañaron, otros sin embargo ya no sienten las mismas mariposas físicas, puesto se enamoraron más del corazón del WhatsApp.

Padres e hijos en un reencuentro sin precedentes, ahora con más canas dispuestos a contar sus historias.

Los jóvenes en los colegios se ven con asombro como si fuera la primera vez que tuvieran amigos, los catedráticos no saben cómo iniciar la clase, pues están acostumbrados a enviar con un “click” la misma, y ahora se regreso a la pizarra.

Los restaurantes muestran su mejor menú con lo que les dio tiempo de abarrotarse, el movimiento de las sillas para su orden parece raro.

Los tacuches que estuvieron guardados, ahora ya no nos quedan tan a la medida en casos más grandes y otros más pequeños. Las maletas de viaje inician su rodaje cargadas de esperanza, los aviones se escuchan como una melodía donde ahora sabemos que estamos de vuelta.

Algo así imagino el día después del Coronavirus. Los seres humanos no estábamos preparados para esto, y creo que tampoco ahora estaremos preparados al cien por ciento de volver cuando todo esto pase.

Tenemos que vernos imaginariamente metidos en un cubo, no sabemos que puerta es la que se abrirá, puesto siempre hemos salido por la de enfrente, pero ahora entre reactivar una económica, integrarnos nuevamente a una plaza de trabajo, o bien buscas una, será un paso importante el que tomemos desde hoy, con el único objetivo que mientras nosotros mismos nos retemos podremos salir adelante.

Ahora estamos con muchas preguntas, sobre el qué pasara con todo esto, pero que estamos haciendo para que el impacto en nuestras vidas no sea tan alto, en principio que contengamos esto quedándonos en casa, y segundo disponiendo nuestra mente en FE para que cuando nos den el banderazo de salida regresar con entusiasmo a generar y dejar una huella importante como la generación no solo que venció a esta Pandemia, si no que también supero las estadísticas económicas y laborales.

Desde mi trinchera les deseo lo mejor a todos y todas, y les dejó que se tomen el tiempo en que será lo primero que hagan positivamente en sus pensamientos que iniciara esta construcción.

75 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Todas las personas en la adolescencia y en la vida de adulto toman decisiones o hacen cosas que traen consecuencias, también hay quienes que en su niñez vivieron el divorcio de sus padres y eso les af